Nuestras porteras, nuestras madres, ponen este curso académico punto y final a su estancia como en el Colegio Mayor Guadaira. Y no se podían ir sin una despedida al nivel que personas como ellas merecen.

Una sala de estar abarrotada de residentes deseando pasar un rato con ellas, una canción dedicada a “las mejores porteras que Guadaira podía tener” y un vídeo final elaborado por los residentes del Mayor. Todo eso, junto al regalo final, es poco comparado con lo que Teresa y Conchita merecen. Como decía un residente en el vídeo: “Esto no es un adiós, esto es un hasta luego”. ¡Nos vemos pronto, amigas!

Rafael Marente Tovar [Colegial]