[su_slider source=”media: 7656,7655,7654,7653,7652,7651,7650,7649,7648,7647,7646,7645,7644,7643,7642,7641″ width=”960″ height=”540″ autoplay=”8500″ speed=”800″]a[/su_slider]

Ya lo decía Don Álfredo Di Stéfano: “Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”. Y así se puede resumir la final que jugaron nuestros residentes el pasado viernes a las 20:00 h en el complejo deportivo de Los Bermejales contra el Hernando Colón.

Unos penaltis previos a la final decidían que el colegio mayor Hernando Colón fuera el rival. Un derbi sería el partido que determinaría el campeón de la Copa Primavera. El partido tuvo absolutamente de todo, pero algo sobresalió por encima de todo, la actitud de los jugadores del Mayor.

Sabían la importancia del partido y así jugaron todos. No dieron por perdido ningún balón, corrían como un equipo y se animaban como la familia que son.  Así se llegaba a la fatídica tanda de penaltis, tras el 2-2 con el que finalizó una tremenda y disputadísima final.

“Sólo fallan los penaltis quienes los tiran”. Y eso ocurrió, pero el partido jugado por todos y cada uno de los componentes del equipo es para que estemos orgullosos de ellos. Dos semifinales y una final perdida en la lotería final es el bagaje de este equipo en los dos últimos años. Sin duda, unos resultados para soñar con un título el curso que viene.

Por último, destacar la increíble afición que se desplazó al terreno de juego. Muchos de ellos, en plenos exámenes, no dudaron en tomarse un respiro para dar un último empujón que su equipo necesitaba. Desde aquí, queremos agradecer ese apoyo. Guadaira es familia dentro y fuera del Colegio.

Rafael Marente Tovar [Colegial]