En la tarde del sábado el duque de Bejarano (Pedro Bejarano) dio el pistoletazo de salida a una  celebración ausente en estos años y que se volvió a recuperar. Ahí estaban presentes la veintena de residentes que decidieron ataviarse con ropajes para tal ocasión. Acto seguido, comenzaron los juegos medievales, bajo la  atenta mirado del mago Aris (Arístides Artal). Ahí los residentes tenían que demostrar su coraje y fuerza en estas pruebas como tiro al arco, la cuña, la ballesta, el pulso, la cuerda, entre otros. Pero faltaba lo más importante, lo que los residentes estaban esperando: la CENA MEDIEVAL. Situada para la ocasión en el patio interior del colegio y que pudieron degustar los manjares: cochinillo, pollo, salchichas, cerveza franciscana… rematada con una Queimada del mago Aris, ya en la noche oscura del sábado. Finalmente, se proyectó en la sala de estar la película  Excalibur como colofón final a esta jornada y esperando a que no tarde en repetirse tal efeméride.

Francisco Montes Ortiz [ Colegial ]