Un año más y una vez concluidos los exámenes de febrero un grupo de residentes nos fuimos de convivencia de esquí a Sierra Nevada. Fueron dos días para la iniciación y el perfeccionamiento de este deporte, en las mismas pistas que pocos días después fueron testigo del mundial de esquí.

Un tiempo inmejorable, nos permitió disfrutar de este deporte. Fernando Alberca y  Jesús Salas ya eran unos veteranos.

El segundo día, los avances de casi todos nuestros hombres eran palpables. Lo que nos permitió acabar la convivencia con un sabor de boca muy bueno y con muchas ganas de volver.