El viernes 18 de mayo tuvo lugar el acto de clausura del curso académico 2017/18. A pesar de que, para la amplia mayoría de los residentes del Mayor, aun resta algo más de un mes para finalizarlo, Guadaira celebra la Clausura para permitir que se centren al 100% en sus exámenes finales. Comienza la época más dura para cualquier estudiante y siempre viene bien coger fuerzas.

Como siempre ocurre, el evento contó con la conferencia de un primer espada en su terreno profesional. Este año le tocó a Eduardo Dávila Miura, un torero ya retirado que ha cosechado grandes triunfos en las principales plazas del país: Sevilla, Pamplona, Bilbao. Así, Dávila Miura quiso centrar sus cálidas palabras en las claves para el éxito. Vocación, pasión, compromiso y superación. Esos cuatro elementos forman parte de su decálogo para triunfar.

Tras la magnífica conferencia del torero, se procedió a la entrega de los diplomas a aquellos residentes que completaron este año el curso de Competencias Transversales. De la misma forma, aquellos que dan por finalizado sus estudios o estancia en el Mayor tras cuatro intensos años también recibieron un distintivo.

Clausura el curso con el canto del Gaudeamus Igitur, las malas previsiones meteorológicas no dejaron disfrutar del aperitivo al aire libre, el cual se tuvo que pasar al recinto techado. Aun así esto no quitó el buen momento que echaron los residentes junto con sus familiares.

Un acto de clausura de diez para un curso académico que seguro que acabará con buenos sabores de boca para nuestros residentes. A ellos solo decirle una cosa respecto a los exámenes: ¡Suerte y al toro, maestro!

Rafael Marente Tovar [Colegial]